La artritis reumatoidea juvenil

Actualizado el 29/05/2017

También conocida como ARJ, artritis idiopática juvenil, artritis crónica juvenil o Enfermedad de Still, éste es un tipo de artritis que afecta a niños y adolescentes de hasta 16 años y sus síntomas pueden empezar desde los 6 meses de edad.

Esta es probablemente una de las enfermedades crónicas más comunes en la niñez, que suele ser una condición leve que no ocasiona grandes problemas, pero que causa dolor e inflamación de las articulaciones.

artritis reumatoidea juvenilAún se desconocen las verdaderas causas de la ARJ, sin embargo, estudios sugieren que se trata de una enfermedad auto-inmune, que generalmente se origina por un mal funcionamiento del sistema inmunológico que ataca al propio cuerpo, dañando las articulaciones.

La artritis reumatoidea juvenil no es contagiosa y se sospecha que pueda haber una predisposición genética para la enfermedad, o sea, los genes heredados, junto con otros factores aún no definidos, podrían contribuir para su desarrollo.

Tipos de artritis reumatoidea juvenil

– ARJ sistémica (generalizada) – Afecta a todo el cuerpo, implicando dolor e inflamación de las articulaciones, fiebre y erupciones en la piel. Es un tipo poco común, que ocurre en menos de un 10% de los casos.

– ARJ poliarticular (poliartritis) – Afecta a cinco o más articulaciones de las piernas y los brazos, al igual que la de la mandíbula y el cuello.

– ARJ pauciarticular (oligoartritis) – Afecta a cuatro o menos articulaciones, generalmente, en las muñecas y rodillas, pero también puede afectar a los ojos. Es el tipo más común.

Síntomas de la ARJ

Estos son sus síntomas más frecuentes:

– Hinchazón y calor de la articulación afectada.

– Enrojecimiento de la piel.

– Dolor, que a menudo empeora al despertar o luego de permanecer inmóvil por cierto tiempo.

– Sensibilidad al tacto.

– Fiebre alta y repentina.

– Rigidez y movimiento limitado de una articulación.

– Cojera o dificultad para usar una extremidad.

Además, hay otros síntomas adicionales que pueden manifestarse: piel pálida, inflamación de los ganglios linfáticos, fatiga, insomnio, falta de apetito y pérdida de peso.

En ciertos casos, la ARJ puede ocasionar problemas oculares (uveítis, iridociclitis o iritis), que pueden producir los siguientes síntomas: ojos rojos, dolor ocular, fotofobia y cambios en la visión.

De todos modos, como la artritis reumatoidea juvenil se manifiesta en cada niño de manera diferente, estos síntomas pueden afectar a unos niños más que a otros o incluso algunos de ellos pueden no presentarse.

Además, los síntomas pueden cambiar de un día para el otro o incluso en el mismo día y, los niños con pocas articulaciones afectadas, pueden tener largos períodos en que no los presenten.

Todo esto hace absolutamente necesaria una consulta al médico para que determine la presencia de la enfermedad, pues, obteniéndose un diagnóstico temprano, podrá iniciarse un tratamiento precoz con mejores resultados, limitando los daños articulares.

Además del tratamiento, es importante que el niño con ARJ se mantenga siempre activo.

Incentívelo a hacer ejercicios, pues esto ayudará a mantener sus músculos y articulaciones fuertes y móviles: caminar, nadar o andar en bicicleta son actividades recomendadas, pero siempre deberá hacerse un calentamiento previo.

Espero que te sean útiles estas informaciones sobre la artritis reumatoidea juvenil.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a tratar la artritis

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *