Cómo tratar la artritis y aliviar el dolor

Se ha comprobado científicamente que los cambios climáticos pueden aumentar la percepción del dolor.

Este fenómeno probablemente se deba a que los cambios en la presión atmosférica podrían ocasionar cambios también en la presión de las articulaciones afectadas.

como tratar la artritisCómo tratar la artritis cambiando de clima

En gran cantidad de pacientes se ha notado que la humedad y el frío aumentan el dolor y la rigidez. Por otro lado, un clima seco y templado mejoran estas molestias.

Un secreto para aliviar la artritis es entonces mudarse para una región con un clima más ameno, pues esto hará que se sientan notables mejoras en los síntomas.

Claro, no todas las personas pueden mudarse de ciudad, entonces deberán adaptarse al clima del sitio en que viven, adoptando medidas preventivas para protegerse del frío y la humedad.

Aquel viejo comentario popular que dice “va a llover, porque me duele la rodilla” no sólo es verdadero, sino que ya tiene base científica: un 40% de los pacientes de artritis son susceptibles a predecir ciertos fenómenos meteorológicos basados en su dolor.

Un estudio que se ha llevado a cabo en el área metropolitana de Barcelona confirma que las variaciones de presión atmosférica y de temperatura desencadenan o exacerban el dolor en las coyunturas, afectando a las personas que tienen artrosis y artritis.

En realidad, los investigadores aún no están completamente seguros de las causas de esta interacción, sin embargo se ha confirmado que existe y no es una invención de enfermos que se quejan.

Por otro lado, científicos de la Universidad Tufts en Boston, han confirmado que la caída de la temperatura aumenta paulatinamente el dolor de los pacientes con artritis y que la presión atmosférica es un factor desencadenante del dolor.

Entonces, en resumen, ¿de qué manera los cambios climáticos pueden influenciar en la artritis?

Las condiciones climáticas no son una causa de la artritis, sin embargo, pueden influir en cómo el paciente se siente.  Además, el clima no hace que la enfermedad mejore o empeore.

–  Los principales factores climáticos que son capaces de aumentar el dolor y la rigidez son: el frío, la humedad de la lluvia o la nieve, un descenso de la presión barométrica y el aumento de la humedad antes de una tormenta.

– Muchos pacientes de artritis han notado una notable mejora en los síntomas de la enfermedad después de haberse mudado para regiones cálidas y secas.

Lo recomendable es que, antes de mudarte para una zona de clima diferente, converses con tu médico y realices visitas al lugar en las distintas estaciones del año. De esta manera tendrás una idea de cómo te sentirás después de haberte mudado.

Espero que te haya gustado esta entrada sobre cómo tratar la artritis cambiando de clima.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a tratar la artritis

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *