Cómo evitar la artritis caminando

El dolor que causa la artritis puede ser tan fuerte que caminar dentro de casa puede llegar a ser una verdadera tortura. El cuerpo pide para sentar y descansar entre cada paso, sin embargo, no hay nada más malo.

En esta entrada aprenderás cómo hacer exactamente lo contrario, o sea, cómo evitar la artritis caminando.

En realidad, se ha descubierto que caminar puede ayudar a prevenir y a recuperarse bastante de este trastorno.

Como evitar la artritisAprende cómo evitar la artritis caminando

Recientemente se efectuó un estudio con un grupo de personas con osteoartritis de rodilla que aún no sentían un gran dolor. Los investigadores descubrieron que las personas que caminaron 20 minutos al día se curaron completamente de su artritis

Pero, ¿y si mi artritis ya está bastante avanzada, caminar podrá ayudarme…?

Otro estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine demostró que una caminata diaria puede reducir el dolor de la artritis en aproximadamente 30%.

Es importante destacar que los medicamentos para la artritis mejoran los niveles del dolor en sólo 10% o incluso menos.

Cómo hacer una caminata para mejorar la artritis

Para quien ya tiene la enfermedad en una fase más avanzada, caminar puede ser una ardua tarea. No obstante, no es necesario que la caminata sea muy larga para notar la diferencia.

Ve a continuación cómo hacerlo:

Inicio lento.

Es imposible salir de una situación de persona sedentaria a caminante enérgico en un abrir y cerrar de ojos. Por eso, te recomiendo que comiences lentamente, aumentando gradualmente la velocidad de acuerdo con las posibilidades de tu cuerpo. O sea, es importantísimo que hagas un calentamiento completo antes de ir más fuerte.

– Registrar, Dispersar y Repetir.

Probablemente “salir a caminar” funcione para algunas personas, sin embargo, el entusiasmo comenzará a perderse rápidamente. Es importante que establezcas metas y puntos de refencia, pues esto te mantendrá motivado(a) y en el camino. Asegúrate de apegarte a este hábito que, sin lugar a dudas, cambiará completamente tu vida.

– No temas respirar, sudar y luchar.

Para saber si no estás exagerando y exigiendo demasiado de tu cuerpo, la mejor prueba es el llamado “test de la conversación”, o sea, ser capaz de mantener una conversación mientras estás haciendo el ejercicio. Si logras hacerlo, estarás en el nivel de intensidad adecuado.

– Espera milagros… pero sólo con el tiempo.

Ya está comprobado que el ejercicio suave practicado todos los días puede mejorar mucho las condiciones de la artritis. Sin embargo, no esperes milagros después de 2 o 3 días, pues esto tomará su tiempo.

Lo importante es que tengas perseverancia para continuar con el ejercicio hasta que aparezcan los primeros resultados. A partir de ahí, todo será mucho más fácil.

Hemos visto que caminar puede dar resultados, sin embargo, para aquéllos con una muy dolorosa u obstinada artritis, esto no será suficiente.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a tratar la artritis

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *